10
Mar

¡El tartán, o tela escocesa está de vuelta!


Hoy en día, en muchos países, el patrón de rayas entrelazadas llamado tartán a menudo se conoce erróneamente como “plaid” en ingles. Esta palabra en realidad proviene de la palabra gaélica para una manta, y se usa específicamente en el contexto del vestido de las Tierras Altas para referirse a una gran cantidad de material. La falda original se conocía como el “plaid ceñido” y consistía en un trozo de tela (básicamente una manta grande) que se recolectaba y ceñía a la cintura. La mayoría de las veces, los plaids estaban hechos de una tela de tartán, por lo que la confusión entre los dos términos es comprensible.

Reunión del clan Oban. Fotografía: House of Labhran.

Tartán se refiere al patrón de franjas entrelazadas, que se extiende tanto en la urdimbre como en la trama en la tela (horizontal y vertical), o cualquier representación de dicho diseño tejido en otros medios (impresos, pintados o renderizados). Por lo general, hoy en día se piensa en “tartanes de clanes”, es decir, en diseños de tartán que representan a ciertos clanes y familias escoceses. Si bien esto es típico, no siempre fue así. El tartán tiene una historia antigua. El más antiguo conocido en Escocia puede fecharse en el siglo III o IV. En otras partes del mundo, se ha encontrado tela de tartán que data de aproximadamente 3000 AC. Prácticamente en todas partes había telas tejidas, la gente creaba diseños de tartán. Sin embargo, solo en Escocia se les ha dado tal significado cultural. ¿Por qué?

La serie Outlander ha sido una de las mayores influenciadoras al traer la cultura escocesa de vuelta. Foto cortesía de Sony Pictures.

Originalmente, los diseños de tartán no tenían nombres ni significado simbólico. Toda la tela de tartán fue tejida a mano, y generalmente se suministra localmente. Si bien puede haber sido cierto que ciertos colores o motivos de patrones eran más comunes en algunas áreas que en otras, nunca existió un sistema de “tartán de clan” regulado o definido. El tartán, en general, llegó a ser extremadamente popular en la cultura de las Highlands escocesas. Tanto es así que para los siglos XVII y XVIII, la vestimenta de tartán es característica del vestido de esta zona. El tartán estaba tan identificado con el Highland Gael que después de la Batalla de Culloden en 1746, el gobierno británico, en el Acta de Proscripción, prohibió el uso del tartán (entre otras cosas) en las Tierras Altas, en un intento por reprimir la cultura escocesa rebelde.  A finales del siglo XVIII, los tejedores comerciales a gran escala habían empezado a producir tartán. El más notable de ellos es la firma de William Wilson & Sons of Bannockburn. Esta firma se inició en algún momento alrededor de 1765 y tuvo bastante éxito, siendo el único proveedor de tela de tartán para los Regimientos de las Tierras Altas. Debido a que producían telas en cantidades tan grandes, desarrollaron colores y patrones estándar desde el principio.

Colección otoño-invierno 2019-20 de Lanvin.

Al principio asignaron números para identificar los patrones, pero pronto comenzaron a darles nombres. Estos no solo incluían los nombres de los clanes de las Tierras Altas, sino también los nombres de las ciudades y algunos nombres sofisticados para arrancar. Los nombres no estaban destinados a ser representativos de ninguna manera, estaban allí como una herramienta de ventas, para identificar un patrón de tartán de otro. En 1822, el rey Jorge IV visitó Edimburgo, en un verdadero “festival de tartán”, organizado en parte por Sir Walter Scott. Se pidió a todos los jefes de clan que salieran a saludar al Rey en su “tartán de clan apropiado”. Una vez más, muchos no tenían un tartán de clan. Sin duda, se crearon muchos nuevos tartanes o se les cambió el nombre para la ocasión. A partir de este punto, sin embargo, se estableció firmemente la idea de que, para ser un tartán adecuado, tenía que ser un tartán nombrado. La historia del desarrollo de la historia del tartán a lo largo del siglo XIX es larga y complicada, y está más allá del alcance de esta breve introducción. Pero con la bendición de los jefes de clanes, la tradición evolucionó a fines del siglo XIX en que el tartán era representativo.

Tela de tapicería Checks Edward Peacock y Checks oliver Green de Sunbrella Colombia.

El nuevo “interior escoses”

Si bien esta tendencia en interiorismo se vio bastante en la década de los 70, y posteriormente regresó en los 90, traerla de vuelta a espacios de diseño contemporáneo requiere un giro menos literal para que no se vea anticuado. Actualmente, existen infinidad de posibilidades a la hora de mezclar patrones y colores. Partiendo de esta base, la invitación es a mezclar balanceadamente el tartán que contenga el patrón de mayor tamaño, con colores planos añadiéndole un punto de atención o color de un tartán de menor tamaño.

Colección americana de tapicería de Sunbrella Colombia.

También existe la posibilidad de una propuesta audaz en donde el diseño escocés sea el protagonista, como es el caso de alfombras, papeles de colgadura o cortinas. La clave está en elegir una paleta de colores complementaria y de ahí, jugar con los diseños, tamaños y texturas. Finalmente, si bien se suele relacionar la tela escocesa con lo clásico, esta elección no es para tímidos. El tartán contiene una gráfica pesada, es por esta razón que las nuevas ofertas en textiles de tapicería ofrecen versiones más minimalistas de este elemento representativo de los Highlanders escoceses.

Tela de tapicería Checks Edward Peacock de Sunbrella Colombia.

//revistaaxxis.com.co











La entrada ¡El tartán, o tela escocesa está de vuelta! aparece primero en – Revista AXXIS.



Source link